Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

El doctor Mario Alonso Puig afirma que los estados emocionales pueden afectar al material genético. En la  siguiente transcripción de un fragmento de una entrevista de radio desarrolla esta afirmación.

El entrevistador hace la siguiente pregunta:

– Mi forma de reaccionar ante un suceso malo, más melancólico, triste, depresivo, ansioso… ¿Yo la puedo cambiar o es inherente a la personalidad de cada uno?

A la que el doctor Mario Alonso Puig responde:

– Esa pregunta se la han hecho científicos a lo largo de muchos años y sobretodo cuando se descifró el genoma tomó una relevancia muy importante.

– Fundamentalmente podemos decir el 40% es genético y el 60% no es genético.

– ¿Quién hubiera pensado hace unos años? En la universidad de Hardvard no se podía hablar de esto porque parecía que era algo esotérico.

– ¿Quién hubiera dicho hace unos años que los estados emocionales de la persona podían afectar al material genético?

– Hoy hay una ciencia de peso, sólida, más que reconocida llamada epigenética, que demuestra que los estados emocionales de las personas movilizan ciertas hormonas, moléculas de la emoción, que interactúan con la membrana de la célula, tienen acceso al material genético, y hacen que unos genes se queden dormidos y otros genes despierten.

– Imaginaos el impacto de esto, hay algunos genes que es fabuloso que despierten. Genes relacionados con neurotransmisores asociados a la inteligencia. Y ha otros que es muy interesante que sigan dormidos, oncogenes.

– ¿Qué quiere decir? Una vez que se ha descubierto la epigenética ya tampoco podemos decir 40% y 60%…

– Como decía nuestro gran filósofo José Ortega y Gasset, el ser humano no es un participio, es un gerundio. No estamos hechos del todo, si no que nos vamos haciendo.

El siguiente enlace contiene la entrevista en un vídeo de YouTube acompañado de imágenes que refuerzan las explicaciones del doctor. A partir del minuto 17 podrás escuchar el fragmento que ocupa este post:

La magia de alinear nuestros tres cerebros