[RE]HUMANIZADOS

Recursos y reflexiones para el cambio

¿Lo que haces te lleva a dónde realmente quieres llegar?

“Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante”

VICTOR KÜPPERS

Te propongo un ejercicio que puede ayudarte a definir el lugar al que quieres llegar. Te hará reflexionar sobre las decisiones que tomas en tu día a día, y si estas te llevan realmente en la dirección que en tu interior deseas.

Para mi fue muy potente cuando lo realicé. Me ayudó a concretar qué era lo importante en mi vida, detectar actitudes que me alejaban de ello, y a esforzarme en realizar cambios para mejorarlas. Y así, modificando un poquito el rumbo, obtuve como resultado mejoras en diferentes aspectos y relaciones.

El ejercicio se divide en dos partes. Es breve, sencillo y podrás tenerlo listo en pocos minutos.

Primera parte.

Lee el siguiente texto atentamente, imaginando y sumergiéndote en la situación con el máximo detalle. ¿Cuál es el ambiente, qué ves, a quién, cómo vais vestidos, qué se escucha, qué olores?

Vas a asistir al funeral de un ser querido, estás conduciendo tu coche en dirección al velatorio o a la capilla, aparcas el coche y te bajas del coche. Entras dentro del edificio, donde hay muchas flores. Ves los rostros de tus seres queridos (familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.) en el interior de la sala. Sientes la pena compartida por todos los presentes por la pérdida, y la alegría que irradian todos los presentes por haber conocido al difunto.

Después te acercas al ataúd y miras al difunto, de pronto te das cuenta que eres tú. Es tu propio funeral y tendrá lugar dentro de tres años. Todas las personas que has visto al entrar han venido a rendirte su último homenaje, a expresar sus sentimientos de amor y aprecio por tu persona.

Te sientas y esperas a que comience el servicio religioso, durante el cual participarán cuatro oradores:

  • El primero pertenece a tu familia (puede ser tu mujer, tu padre, tu madre, tu hermano, tu hijo, etc).
  • El segundo es uno de tus amigos.
  • El tercero es un compañero de trabajo.
  • El cuarto es una persona con la que has colaborado de alguna organización comunitaria.

Ahora viene el punto culminante, piensa profundamente y siceramente:

  • ¿Qué es lo que te gustaría que cada uno de los oradores dijera sobre ti y tu vida?
  • ¿Qué tipo de esposo o esposa, padre o madre, te gustaría que reflejaran sus palabras?
  • ¿Qué clase de amigo?
  • ¿Qué clase de compañero de trabajo?
  • ¿Qué carácter te gustaría que ellos hubieran visto en ti?
  • ¿Qué aportaciones, qué logros te gustaría que recordasen?
  • ¿Cómo te gustaría haber influido en sus vidas?

Segunda parte.

Coge papel y boli, o tu editor de texto preferido. Escribe los nombres de tres o cuatro de esas personas importantes en diferentes ámbitos de tu vida. A continuación redacta un breve texto sobre lo que te gustaría que dijesen sobre ti y tu vida el día de tu despedida.

Para que el ejercicio resulte efectivo, insisto en la importancia de plasmar tus pensamientos en un papel. Sé que da pereza, pero si no lo haces así, no definirás completamente tus conclusiones, caerán en cualquier rincón de tu mente y se perderán en el olvido.

Este ejercicio proviene del libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey.

Mi experiencia.

En alguna ocasión he releído el texto que escribí al hacer este ejercicio, e incluso llegué a mostrárselo a dos de las personas que aparecen él. Siempre me ha emocionado volver a esas palabras y confirmar que siguen vigentes.

Comparto qué personas elegí en mi caso y cuáles fueron mis conclusiones:
  • Mi pareja. Definí mi compromiso y papel en la relación. Establecí la importancia de que juntos, debíamos ser mucho más grandes de lo que eramos por separado.
  • Mi hermana. Por diferencias llevaba tiempo sin hablar con ella. Entendí que ese silencio nos alejaba e inicié la comunicación, poniendo esfuerzo en comprender su punto de vista.
  • Mi amigo más antiguo. Estaba distante con él por diferencias en modos de ver y hacer nuestras vidas. Decidí transmitirle la admiración e importancia que tenía para mi; además de mostrarle cual era mi visión actual, intereses e inquietudes.
  • Un futuro compañero de trabajo. Imaginando sus palabras, concreté hacía dónde quería continuar desarrollando mi trayectoria y de que modo quería hacerlo.

¿Qué tal? ¿Te has animado a hacerlo? ¿Tus acciones te llevan a esas palabras que te gustaría escuchar?

2 Comentarios

  1. Extraordinario esperimento.Profundo y real.Que la.fuerza esté contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2017 [RE]HUMANIZADOS

Tema por Anders NorenArriba ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies