Hace unos años vivía una época muy dura en que me sentía perdido en todos los aspectos y no veía solución, solo decadencia. Apenas tenía confianza en mi mismo y me parecía llevar demasiado tiempo involucionando.

Por aquel entonces disponía de mucho tiempo, apenas dinero, y hacía muchas visitas a la biblioteca pública. Leía mucho, en mis momentos oscuros era de las pocas cosas que me hacían salir de mi mismo.

En una de esas asiduas visitas a la biblioteca vi un expositor temático con una recopilación de libros de desarrollo personal, autoayuda, etc. Años atrás había sentido interés por ellos, pero como por mis situaciones posteriores parecieron no ser útiles, hacía tiempo que había rechazado ese tipo de lectura.

Sin embargo me llamó la atención un título: ¿Por qué caminar si puedes volar?. Me hizo gracia, en aquella época apenas sentía que caminaba, así que lo de volar ya era como que mucho. Le eché un vistazo por encima y la historia que contaba la autora me resultó familiar, así que me lo llevé a casa.

El libro proponía una especie de relajación en la que había que repetir internamente una serie de frases. Su fin era acallar esa voz dañina que surge dentro de nuestras cabezas, esa voz que solo busca sabotearnos. A la vez que encontrar una oportunidad de aprendizaje dentro de situaciones que generalmente nos provocan miedo.

Las frases del método, que se explica ampliamente en el libro, son las siguientes:

  • Alabanza al amor por este momento en su perfección.
  • Gracias al amor por mi experiencia humana en mi perfección.
  • Amor me crece en mi perfección.
  • Om unidad.

Aunque me parecía una tontería empecé a hacer lo de las frases, ya que internamente me sentía desesperado y necesitaba un cambio. Dudaba si era una chorrada así que no hablé a nadie cercano de ello. Pero supongo que utilizarlas era mejor que decirme a mi mismo desgraciado, fracasado, enfermo, miserable…

Así, cuando veía que arrancaba esa voz interna dañina, me repetía mentalmente las frases. Las utilizaba para enfrentarme a mi mismo, a hábitos nocivos y conductas adictivas que repetía mecánica e inconscientemente.

Las utilicé durante unos meses. Poco a poco, también me enfrenté a situaciones que podrían parecer sencillas para cualquiera y lo habían sido para mi, pero que había llegado a temer tremendamente.

Por supuesto los cambios no fueron inmediatos con esto, ni fue la única herramienta que utilicé. Pero fue útil para ir tomando consciencia de lo que no quería conmigo en mi vida e ir generando acciones para avanzar.

 

Título y autora del libro:

  • ¿Por qué caminar si puedes volar? Isha Judd.

Encontré una buena explicación del uso y significado del las frases en el blog  Conciencia Ahora: